Guía de pasos para saber cómo lavar a un perro

Estándar

Si te has armado de valor y tienes ganas de aprender cómo lavar a un perro lo primero es que te tomes las cosas con paciencia. Los perros son animales imprevisibles y lavarlo en la ducha de casa puede ser muy divertido, pero también exasperante. Así que tómatelo como un buen momento en el que aprovechas para estar junto a tu mascota, sobarle y darle muestras de cariño. En lugar de ser sólo una simple rutina de higienización para dejar atrás la roña y los malos olores, puedes convertir la tarea del lavado de perros en algo inspirador.

Aquí te damos unas pautas básicas de cómo debes actuar aunque si te interesa mucho el tema puedes hacer alguno de los cursos de peluquería canina que hay disponibles.

Cómo lavar a un perro paso a paso

Lo primero de todo es que dejes cerca todos los accesorios. Ten a mano el champú, acondicionador, peine, cepillo y varias toallas. Si hay algo que lo dejas retirado lo más probable es que luego no puedas cogerlo.

Prueba la temperatura en tu muñeca antes de enchufar el chorro. Si a ti te quema a tu mascota también. Pon el agua templada ya que así saldrá mejor la suciedad.

como lavar a un perroDespués moja despacio el pelaje del perro. Si lo haces con brusquedad puede sentirse intranquilo. Empieza por el cuello y baja por el lomo hasta llegar a la cola. Seguidamente moja sus patas. Si le mojas la cabeza lo primero el perro se revolverá así que hazlo despacio y déjalo para lo último cuando ya esté cómodo con el agua.

Una vez que tiene todo el pelaje completamente mojado es buen momento para aplicar una cantidad generosa de champú para perros. Recuerda que tiene que ser especial para ellos. Frota con la palma de la mano por todo el pelo. Si te resulta más cómodo puedes usar esponja. Déjalo actuar unos minutos. Lo recomendable es que leas la etiqueta. Hay algún champú canino que necesita más de 5 minutos para actuar, sobre todo si lleva componentes para desparasitar. Si es así, aprovecha para darle un masaje mientras pasa el tiempo. Esto hará que se sienta a gusto y reciba placer. Algo que les encanta. Asimismo es buen momento para descubrir posibles heridas, infecciones de la piel o posibles bultos. Si quieres saber más lee cómo bañar a un perro sin morir en el intento.

Enjuaga con abundante agua tibia hasta que notes que no sale espuma. No te olvides de las patas y las zonas entre las piernas que están ocultas y son de difícil acceso.

Aplica el acondicionador para perros. Esto es muy importante para hidratar la piel y el pelo del perro. Después de quitar toda la suciedad con el acondicionador ayudas a restaurar la grasa natural. Además con este producto el cepillado es mucho más suave y sencillo. Si no le pones será una fuente constante de tirones.

Sécalo con una toalla limpia. Si la empapas toma otra. Después puedes utilizar el secador de pelo para terminar de peinarlo y quitar los restos de humedad. Si el secador es el tuyo te costará un buen rato ya que tiene mucha menos potencia que uno profesional.

Ahora ya has finalizado y has hecho tu primer lavado de perros.

Escribe un comentario

  Acepto la política de privacidad