Cómo bañar a un perro sin morir en el intento

Estándar

Aunque bañar a un perro suena como algo muy simple pero no es tan sencillo como parece. Dependiendo del tamaño de tu mascota así como si tiene más o menos pelo puede convertirse la tarea del lavado de perros en algo extremadamente complicado. Desde mojar todo hasta manchar paredes y techo pasando por atascos del desagüe.

Si quieres lavar tu perro con tranquilidad te dejamos nuestros consejos para que evites los errores más comunes las primeas veces.

Consejos para bañar a un perro

1. El primer paso es elegir bien el lugar donde vas a darle una ducha. Una bañera o incluso el lavabo pueden funcionar si tu mascota es muy pequeña y tranquila. Si es de los que no paran olvídate. Sin embargo, si tienes una bañera de paredes altas suele funcionar bien como impedimento para que salten. Abre el grifo de la ducha a toda potencia para hacer una limpieza profunda y enjuagado a fondo del pelaje.

2. Tienes que comprar un champú para perros. El que utilizas para ti que te encanta lo más probable es que no le vaya muy bien. Los canes tienen la piel muy sensible y usar productos no específicos para ellos puede causar irritación de la piel. Si buscas bien puedes encontrar muchas marcas diferentes con precios económicos. Fíjate que sea adecuado para el tipo de pelo que tiene tu mascota. Si tienes dudas lo mejor es que consultes con la persona de la tienda.

bañar a un perro3. No te olvides del acondicionador. Después de quitar la suciedad con el champú hay que restaurar los aceitas naturales ya que estos también son eliminados. Un acondicionador para perros ayuda a restaurar de nuevo el equilibrio del sebo natural. Su piel te lo agradecerá y el pelaje tendrá un aspecto impresionante. No puedes considerar bañar a un perro sin este producto.

4. Deja siempre un plazo de 24 horas después de aplicar un producto anti pulgas o para desparasitar. Si puedes dejar dos o tres días mejor. Casi todos los tratamientos necesitan unas horas para ser absorbidos y hacer su efecto en los ácaros y bichos que atacan al perro. Revisa la etiqueta y lee el plazo de seguridad aunque lo mejor, como hemos dicho, es siempre más generoso con el plazo y alargarlo antes de meterlo en la ducha. Si lo haces antes perderá efectividad.

5. Aunque a ti te gusta ducharte cada día a tu perro no. Su piel y pelo están diseñados de forma diferente a la de los humanos. Si te fijas los animales pasan mucho tiempo lamiéndose. Esto es un método de auto limpieza genial. Sólo debes lavarlo cuando se convierte en un bicho maloliente y sucio. La frecuencia depende de cada ejemplar. Hay algunos que necesitan un lavado más frecuente que otros según su raza y estilo de vida. Paseos por el monte, charcos y restregones por el suelo. Lo normal es lavar al perro 1 vez cada 15 o 30 días. La mejor forma de saber cuándo le toca es por el olor. Llegará un momento en que lo que más te apetece es lavarlo.

6. Si hace frío ten la precaución de secarlo bien antes de salir a la calle. Aunque están diseñados para aguantar bien el frío y el pelaje les protege es mejor que mantenerlo en un clima cálido hasta secarlo por completo. Si lo haces en casa pégale un vistazo a los pasos para lavar a un perro y así no te olvidas de nada.

Escribe un comentario

  Acepto la política de privacidad